¿Puedes aprender a amar?

Una pregunta frecuente en el imaginario de la sociedad es si el amor se trata de un elemento que debe florecer por azar o si bien es un arte que se puede aprender y perfeccionar. Las tasas exorbitantes de divorcios hacen considerar a muchos que quizás sea hora de reconsiderar nuestra forma de concebir el amor.

Antes de aprender algo, sé parte desde el principio del desconocimiento. Mientras la sociedad occidental siga aferrándose a sus ideas preconcebidas, es difícil que pueda darse un proceso de enseñanza y reestructuración de ideas. Para la mayoría de los occidentales las relaciones son un área de sus vidas en la cual se sienten cómodos dejando en mano del azar. Planeamos nuestra educación, nuestras finanzas, nuestro retiro pero todavía nos sentimos incómodos con la idea de planear nuestra vida amorosa.

Le damos excesivo poder a la pasión de lo inesperado. El problema comienza con los cuentos de hadas, los cuales afianzan algunos mitos. El mito de “El Elegido” o “La Elegida” es una falacia muy destructiva. De pequeños nos hacen creer que hay alguien allí afuera diseñado para nosotros y que nuestro único trabajo es conseguirlo. ¿Qué tal si nos dijeran que ese alguien debemos crearlo?

Conocer a alguien e inmediatamente creer que se ama a esta persona quiere decir que estás enamorado de una versión idealizada, de un producto de tu mente, dichos impulsos podrían considerarse una forma de locura e históricamente estos vínculos tienden a durar menos, son frágiles ante la adversidad y rara vez son protegidos con suficiente empeño por parte de sus integrantes.

Si aceptamos que nuestro sistema actual está caduco, ¿hay otro sistema que funcione? La verdad es que el 60% de todos los matrimonios a nivel mundial son arreglados por alguna aplicación de citas o por padres y al menos en la mitad de estos matrimonios las personas aprenden a amar a sus parejas a lo largo del tiempo. Un estudio realizado en La India en 1980 consiguió que el amor en los matrimonios arreglados creció gradualmente superando el punto más crítico de los 5 años y haciéndolo mucho más fuerte para el momento  de cumplir 10 años.

ensenaraamar2

Todo esto no significa que debamos practicar el matrimonio arreglado en occidente, pero sí trae a colación varios aspectos que derrumban nuestras creencias. Abre un camino que permite entender las relaciones de pareja como un asunto de decisiones: la decisión de estar, la decisión de permanecer y la decisión de crecer, en lugar de dejarlo todo a la suerte. Es nuestra responsabilidad convertirnos en quiénes deseamos ser para nuestra pareja y seleccionar una pareja que sea consecuente con nuestras necesidades.

¿Cómo lograr esto? Ensayo y error. Como todas las artes amerita práctica, podemos aprender a amar y podemos enseñar a amar si estamos dispuestos a derrumbar los  mitos que nos dominan. Abolir la creencia de que existe alguien predestinado para nosotros y entender que, en su lugar, hay cientos de personas con las que somos compatibles y podemos crear amor duradero si es la voluntad de la pareja.

kiss1

Reconocer nuestras prioridades y crear proyectos en común son dos estrategias que permiten practicar el amor de una manera más consciente. Ejerce tus capacidades a plenitud para poder aprender a amar.

Cuéntanos ¿Cuál es tu opinión? ¿Crees que el amor es una cuestión de azar o puedes aprender a amar con el tiempo?

Compartía con:
Valora este Artículo

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...