Eyaculación femenina. Paso a paso para conseguirla.

La eyaculación femenina se ha dado a conocer mundialmente gracias a algunas películas para adultos. Muchos creen que se trata de un efecto especial de estas películas pero realmente existe  y aquí te daremos algunos consejos para que puedas disfrutarla sola o con tu pareja.

¿Dónde empezar?

Antes de iniciarnos estas artes amatorias es absolutamente necesario conocer la anatomía básica para poder orientar la estimulación. Cuando ocurre la eyaculación femenina se expulsa una pequeña cantidad de líquido blanquecino y espeso por el orificio uretral que es por donde se expulsa la orina.

¿Dónde se produce este líquido?

Las glándulas de Skene, también llamadas glándulas parauretrales o Próstata Femenina son las responsables del líquido expulsado. Distintos científicos se dieron la tarea de estudiarlo y consiguieron en esta secreción contiene PSA, es decir, Antígeno Prostático Específico lo cual significa que este líquido no es orina.

Squirt y eyaculación femenina ¿ Son lo mismo?

¡No! En el squirt se emite una gran y explosiva cantidad de líquido que no contiene PSA, es decir que se trata de orina muy diluida. Todas podemos experimentar la eyaculación femenina pero el chorro no se producirá si los orificios de nuestras glándulas de Skene son muy pequeños. Ojo, esto no quiere decir que no se haya producido, solo que no se hace evidente.

¿Cómo lograrlo?

Es necesario estimular la Zona G, de esta manera se despiertan las otras partes del clítoris que están ocultas. Recuerda que el clítoris es el órgano productor de orgasmos y es mucho más grande de lo que vemos.
Pero mucho antes de comenzar a acariciar la zona G se empieza por:

  1. Erotizarte: Conéctate con el momento presente, las texturas, los olores, los besos y los mimos de tu pareja. Si estás sola puedes ver o escuchar algo que excite para entrar en calor. Es importante que te encuentres en una posición cómoda, puede ser tumbada boca arriba con las piernas abiertas.
  2. Primero el clítoris: Es recomendable acariciar el clítoris en primer lugar y luego introducir el dedo anular y medio hasta llegar a la zona G la cual estimularás con movimientos circulares. Es más que suficiente introducir una o dos falanges y acariciar con delicadeza
  3. Involucrar a los músculos: Contrae los músculos de la vagina mientras mueves tu pelvis ligeramente hacia adelante como si quisieras expulsar orina.

Veamos este vídeo de Elsy Reyes para aclarar los puntos:

 

Que no se te olvide relajarte, si estás obsesionada con la idea de lograrlo el proceso se tornará cuesta arriba pero si en cambio disfrutas del encuentro con tu pareja o a solas con la única finalidad de vivir el placer será muchísimo más fácil que todo resulte miel sobre hojuelas o mejor dicho: que todo resulte eyaculación en tu cama.

¿Te gustó ese artículo? Coméntanos

Compartía con:
Valora este Artículo

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...