5 técnicas infalibles para alargar el orgasmo masculino

¿Sabías que puedes alargar y aumentar la intensidad en el orgasmo de tu chico?, ¡acá te dejamos con 6 técnicas infalibles para darle un placer intenso e inolvidable!

 

1. Practica el “puedes mirar, pero no tocar”

Ellos se excitan mucho por la vista, por lo que es aconsejable despertar su erotismo con algún gesto o pose sugerente que no sea demasiado directa ni evidente. Tu primer movimiento le irá excitando y creando una expectativa sobre lo que puede venir a continuación. Para ello, te resultará útil usar el lenguaje corporal. Un striptease será la chispa que puede encender el canal sexual en su cerebro.

 

 

2. Toca dos zonas erógenas al mismo tiempo

Mientras le estimulas el pene, puedes besarle los labios, las orejas o los pezones…

 

 

3. No dejes que busque el orgasmo inmediato

“Cuando sientas que su respiración y su ritmo cardíaco se aceleran y los músculos de la zona pélvica se contraen, coloca el pulgar en el glande y el resto de la mano en la base del pene, aprieta delicadamente durante un par de segundos, suelta y, diez segundos más tarde, vuelve a repetir la acción sobre su pene”, detalla Silvia Sanz, sexóloga.

Cuando un hombre está a punto de llegar al clímax, la sangre se acumula en la zona pélvica, sobretodo en el pene, y la tensión sexual de su cuerpo está en el punto álgido. Así, un pequeño estímulo como éste consigue retener el flujo sanguíneo durante un instante, de modo que se logra frenar el orgasmo y la tensión en la zona sigue in crescendo.

 

 

4. Descubre el Punto P (o punto G) masculino

La idea es acariciar otras zonas del cuerpo del hombre distintas al pene que también son erógenas. El punto G de los hombres se encuentra en el interior del recto, a unos cinco centímetros del ano y en la pared que da hacia el frente, hacia la vejiga. Puede accederse a la próstata a través del ano, introduciendo un dedo. Traspasado el esfínter anal, se llega al recto. A unos cuatro o cinco centímetros de profundidad, en su pared anterior (la que mira al pene) se encuentra un abultamiento como de un centímetro de espesor: es la próstata, su Punto G.

Es posible también estimular el punto G masculino externamente presionando o masajeando la zona que va desde el ano hasta los testículos. Es una zona sensible y erógena, según comenta la experta de Psytel, pues en ella encontramos numerosas terminaciones nerviosas.

Masajear directamente esta glándula puede producir orgasmos explosivos. La glándula puede ser alcanzada insertando un dedo lubricado en el ano o usando juguetes sexuales. A algunos hombres les gusta que estimulen su próstata una vez que tienen una erección completa, mientras que otros sienten que la estimulación prostática incrementa su erección y los conduce a un orgasmo intenso.

 

 

5. Usa comodines

Juguetes eróticos, como los anillos que se colocan en la base del pene en erección ayudan a mantenerla durante más tiempo.

Con un lubricante puedes potenciar también las sensaciones. Algunos ofrecen un ‘efecto calor’ o ‘efecto frío’ con el que puedes jugar si quieres retrasar o acelerar el placer. También puedes utilizar aceites con distintos olores, sabores, temperaturas y texturas. El sexo es una cuestión de creatividad…

 

 

 

 

Compartía con:
Valora este Artículo

Comentarios:

Loading Facebook Comments ...